5 razones para medir el impacto social de tu empresa

1) Definimos mejor el impacto que queremos lograr

Una definición ambigua de impacto genera resultados igualmente ambiguos, se necesitan marcos de impacto bien definidos para medir y comparar con precisión los resultados del impacto.

Por ejemplo, solo podemos medir y hacer seguimiento a los resultados fácilmente cuantificables, la cantidad de pozos de agua construidos, midiendo si realmente están siendo utilizados por una población local y en qué medida se están beneficiando de ellos. De esta manera nos permite conocer el resultado que está obteniendo nuestro producto y/o servicios y nos permite saber si es lo que queremos alcanzar, en caso que no lo sea, podemos redefinir el impacto.

2) Nos ayuda a mantenernos fieles a nuestra misión.

A menudo nos vemos atrapados en el qué y el cómo de crear un impacto social. Medir el impacto en realidad puede ayudarnos a preguntarnos por qué existimos, para hacer lo que hacemos. Esto facilita la generación de un enfoque para medir el efecto de esa actividad.

Empleados, beneficiarios y financiadores pueden tener diferentes prioridades con respecto a la medición del impacto. Pero todas las partes probablemente resuenen con la misión de la empresa que los una.

3) Crea integridad en los mercados sociales.

Quienes proporcionan el capital para hacer posible el impacto han sido los impulsores tradicionales de la medición del impacto. Muchas fundaciones o financieras no invierten a menos que tenga un proceso establecido para medir y reportar el impacto. Desde la perspectiva de los retornos sociales, esto podría considerarse una forma de reducir el riesgo de las inversiones.

El punto aquí no es medir el impacto porque estamos obligados a hacerlo. Aparte de dicha demanda, y teniendo en cuenta la misión, la medición del impacto fomenta relaciones más sólidas con nuestras fuentes de capital, ya sean financiadores, clientes o algo más. El capital social fluirá hasta donde el impacto esté bien demostrado.

Si participamos en la medición, es probable que también estemos comprometidos con las partes interesadas en nuestra cadena de valor de impacto. Implementar una medición de impacto efectiva puede incluso significar un cambio fundamental en la cultura de nuestra organización o en la mentalidad de nuestras prioridades de financiamiento.

4) Mejoramos procesos productivos

Con los datos de la medición podemos entender más claramente la eficacia de nuestra implementación, el qué y cómo de nuestro enfoque. De esta manera, no estamos rastreando el impacto únicamente para los informes de impacto, también podemos medir para descubrir ineficiencias y áreas potenciales para mejoras de procesos.

La medición es una de las mejores soluciones para tener un control constante de lo que está pasando y mejorar lo que no está yendo bien. Todos los datos que arrojan una medición es información valiosa para poder tomar decisiones adecuadas y encaminar a tu organización hacia sus objetivos

4) La evidencia de impacto crea valor

El impacto social de las empresas es un valor en extraordinario auge. El nuevo paradigma empresarial se explica porque los consumidores no sólo quieren satisfacer las necesidades que cubren productos y servicios, sino que quieren que su decisión de consumo sea relevante en términos de mejorar el mundo. La medición del impacto que quieres lograr te permitirá demostrar y ser transparente con el consumidor o cliente.

Leave a Reply